Proverbios 5

Proverbios 5

Comparte La Palabra:

Ir a Capítulo: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

Hijo mío, está atento a mi sabiduría,
    Y a mi inteligencia inclina tu oído,

Para que guardes consejo,
Y tus labios conserven la ciencia.

Porque los labios de la mujer extraña destilan miel,
Y su paladar es más blando que el aceite;

Mas su fin es amargo como el ajenjo,
Agudo como espada de dos filos.

Sus pies descienden a la muerte;
Sus pasos conducen al Seol.

Sus caminos son inestables; no los conocerás,
Si no considerares el camino de vida.

Ahora pues, hijos, oídme,
Y no os apartéis de las razones de mi boca.

Aleja de ella tu camino,
Y no te acerques a la puerta de su casa;

Para que no des a los extraños tu honor,
Y tus años al cruel;

10 No sea que extraños se sacien de tu fuerza,
Y tus trabajos estén en casa del extraño;

11 Y gimas al final,
Cuando se consuma tu carne y tu cuerpo,

12 Y digas: !!Cómo aborrecí el consejo,
Y mi corazón menospreció la reprensión;

13 No oí la voz de los que me instruían,
Y a los que me enseñaban no incliné mi oído!

14 Casi en todo mal he estado,
En medio de la sociedad y de la congregación.

15 Bebe el agua de tu misma cisterna,
Y los raudales de tu propio pozo.

16 ¿Se derramarán tus fuentes por las calles,
Y tus corrientes de aguas por las plazas?

17 Sean para ti solo,
Y no para los extraños contigo.

18 Sea bendito tu manantial,
Y alégrate con la mujer de tu juventud,

19 Como cierva amada y graciosa gacela.
Sus caricias te satisfagan en todo tiempo,
Y en su amor recréate siempre.

20 ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena,
Y abrazarás el seno de la extraña?

21 Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová,
Y él considera todas sus veredas.

22 Prenderán al impío sus propias iniquidades,
Y retenido será con las cuerdas de su pecado.

23 El morirá por falta de corrección,
Y errará por lo inmenso de su locura.

Versión Reina-Valera 1960 © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960. Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988.

Ir a Capítulo: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

Proverbios 5 Explicación

El capítulo 5 es un poema. El poema tiene dos temas:

1. Una mujer casada tienta a un hombre que no es su esposo.

2. Las cosas malas son como esta mujer, porque a veces estas cosas nos atraen. Pero las cosas malas ofenden a Dios. Debemos obedecer a Dios y negarnos a hacer cosas malas.

Salomón discute ambos temas al mismo tiempo. Esto es similar a Proverbios 2: 16-19. Las acciones de la mujer nos muestran cómo las ideas malvadas pueden atraernos.

Versículos 1-2

Salomón comienza su lección de la manera habitual. Nos recuerda por qué necesitamos sabiduría y conocimiento. Con sabiduría y conocimiento, podemos evitar el peligro.

Versículo 3

Una mujer casada atrae a un hombre joven. Ella se ve tan hermosa. Cuando la besa, sus labios parecen saber a miel. Cuando la escucha, sus palabras son muy atractivas. No piensa en el esposo de la mujer. No piensa en la ley de Dios. Ni siquiera piensa en los resultados de sus acciones. Él solo piensa en ella.

A veces las ideas malvadas nos atraen. Estas ideas pueden parecer dulces y agradables. A veces parece fácil hacer lo incorrecto, y parece difícil hacer lo correcto.

No debemos hacer cosas malas. Deberíamos decir: ‘Esto ofende a Dios. Podría lastimar a otras personas. Podría ponerme en peligro. El diablo le ofreció pan a Jesús cuando Jesús tenía hambre. (Mateo 4: 1-4) Jesús se negó. Él dijo: ‘El hombre no vive solo de pan. Un hombre debe vivir según las instrucciones de Dios. (Deuteronomio 8: 3). También debemos negarnos a hacer cosas malas.

Versículo 4

Las ideas malas pueden parecer atractivas, pero son realmente terribles. Cuando el hombre besó a la mujer, incluso sus labios sabían dulces. Más tarde el sabor en su boca será amargo. Más tarde sabrá los resultados de sus acciones. Al principio, el discurso de la mujer fue atractivo. Más tarde ella será como una espada. Ella lo atacará y lo lastimará.

Las cosas malas a menudo son así. El mal proceder siempre causa dolor y problemas. El diablo usa ideas malvadas para tratar de destruirnos.

Versículo 5

Si nuestro proceder es malo, el resultado, al final, es la muerte. El hijo de Salomón podría morir si sigue a la mujer casada. Salomón no dice cómo podría morir su hijo. El marido enojado de la mujer puede matar al joven. La mujer misma podría ser una asesina. O toda la ciudad podría castigar al hijo por sus malas acciones.

Ocasionalmente, las acciones malvadas conducen directamente a la muerte. Por lo general, el proceso es más lento, paso a paso. Cada acción malvada acerca la muerte, porque nuestro mal proceder nos aleja de Dios. Solo podemos recibir la vida verdadera si confiamos en Dios.

Cuando la Biblia habla de la muerte, a menudo esto no significa la muerte de nuestros cuerpos. A menudo la Biblia significa la muerte de nuestros espíritus. Si tu espíritu está muerto, entonces irás al infierno. Si tu espíritu está vivo, irás al cielo. ‘Jesús volvió a la vida después de su muerte, por el Espíritu Santo. Si el Espíritu Santo vive en ti, entonces tus cuerpos también volverán a vivir ‘. (Romanos 8:11) El resultado de nuestras malas acciones es la muerte. Pero Dios trae vida a nuestros cuerpos y espíritus por medio de su Espíritu Santo.

Versículo 6

Nuevamente, el versículo compara la vida con un viaje. A veces una persona, como esta mujer, se niega a escuchar la ley de Dios. La mujer vive de la manera que ella elige. A ella no le importa lo que es correcto o bueno. Ella vive de sus emociones. Ella se ha olvidado de Dios. Ella no sabe a dónde llevará su vida. Ella ni siquiera sabe que sus acciones están mal.

Hemos escuchado la ley de Dios. Sabemos lo que es sabio. Debemos confiar en Dios. No debemos copiar personas como esta mujer.

Versículos 7-8

Salomón aconseja que su hijo ni siquiera debería conocer a la mujer casada. El hijo de Salomón debe tener mucho cuidado. No debería entrar en su casa. Ni siquiera debería caminar cerca de su puerta.

Si el hijo camina cerca de su puerta, entonces él podría entrar. Si él entra, podría escucharla. Su discurso es atractivo (versículo 3). Ella lo tentará. Si la escucha, es posible que quiera tener sexo con ella.

El padre de Salomón, David, tuvo una experiencia similar (2 Samuel 11-12). Desde la distancia, vio a una mujer hermosa. Se estaba bañando desnuda.

David no miró hacia otro lado. Si hubiera mirado hacia otro lado, habría evitado muchos problemas.

En cambio, David miró a la mujer. Envió un sirviente para llamarla. Ella era una mujer casada, pero ella vino a David. David habló con ella. Tenían sexo Incluso tuvieron un bebé juntos.

David trató de ocultar sus acciones. Incluso hizo que el esposo de la mujer muriera en la batalla. Entonces David se casó con la mujer.

Dios sabía lo que había hecho David. Los hijos mayores de David lucharon contra David, debido a su maldad. El bebé, que era el hijo menor de David, murió.

Dios no mató a David por su maldad. Esto fue porque David se volvió a Dios. David le pidió a Dios que lo perdonara. Su oración está en el Salmo 51.

Más tarde, David y la misma mujer tuvieron otro hijo. Este segundo hijo fue Salomón, quien escribió el Libro de los Proverbios.

Versículos 9-10

Un joven no debe desperdiciar su fuerza con la esposa de otro hombre. Debería usar su fuerza sabiamente. Cuando se case, tal vez tendrá su propia familia.

Todos debemos tener cuidado con nuestra fuerza. Deberíamos usar nuestra fuerza para las cosas buenas, no para las malas. Nuestra energía es preciosa. Nuestro tiempo es valioso.

Versículos 11-14

Estos versículos nos enseñan el resultado, si vivimos para nuestros deseos. Al final, nuestros deseos equivocados nos arruinarán. Nos llevarán a la desesperación.

Salomón advierte a su hijo. Explica lo que le sucederá a un hijo tonto. El hijo se convertirá en un anciano algún día. Entonces el hijo se preguntará qué logró su vida. Verá que no logró nada. Arruinó su vida, porque no sirvió a Dios. En cambio, el hijo tonto sirvió sus emociones y deseos. Él desperdició su energía en personas crueles (versículo 9). Su fuerza trajo riqueza a la casa de otro hombre (versículo 10).

Deberíamos pensar en nuestras vidas. Jesús habló sobre esto en Mateo 7: 24-27. Un hombre sabio construyó una casa sobre roca. Cuando llegaron las tormentas, la casa era fuerte. Un tonto construyó su casa en la arena. Cuando llegaron las tormentas, la casa se derrumbó.

Deberíamos ser como el hombre sabio en la historia de Jesús. Deberíamos construir nuestras vidas sobre una base sólida. Esa base debería ser Dios. Cuando surjan problemas, Dios nos protegerá. Y él nos ayudará.

Si construimos una casa sobre algo débil, la casa se caerá (Mateo 7: 26-27). Del mismo modo, nuestras vidas necesitan una base sólida. Nuestras emociones no son una base sólida para nuestras vidas. Si confiamos en nuestras emociones, nos volveremos muy débiles.

Construyamos nuestras vidas a la manera de Dios.

Pablo escribió sobre sexo en 1 Corintios 6: 12-20. Él dijo: ‘Tu cuerpo no te pertenece. Jesús compró tu cuerpo por un precio. (Pablo significa el precio de la muerte de Jesús por nosotros. Pertenecemos a Dios). ‘Por lo tanto, usa tu cuerpo para honrar a Dios’. (1 Corintios 6: 19b-20)

Versículos 15-17

Aquí, Salomón habla sobre el agua. En países secos, el agua es valiosa. El agua limpia es muy preciosa. No debes desperdiciar agua. No debe fluir a las calles. No debería derramarse en la ciudad. Tu familia y tus animales deberían beberlo. Deberías regar tus cultivos. ¡Úsalo con sabiduría!

Piensa en tu propia vida de la misma manera. Debes usar tu fuerza sabiamente. Si sigues tus emociones, desperdiciarás tu energía. Debe tener relaciones sexuales con su esposo o esposa, y no con nadie más. Nuestras vidas le pertenecen a Dios. Dios nos ha mostrado cómo debemos vivir. Será amable con nosotros cuando obedezcamos sus instrucciones.

Como sus propios grifos le pertenecen (versículo 15), un esposo y una esposa deben estar juntos.

Versículos 18-20

El matrimonio es un regalo de Dios. Un esposo y una esposa deben entregarse el uno al otro. Deberían disfrutar de su matrimonio. Deberían amarse el uno al otro. Se atraen, y esto es bueno.

Versículo 21

Quizás, como David, hacemos algunas cosas incorrectas en secreto (2 Samuel capítulos 11 y 12). Una mujer puede tentar a un hombre. Pueden pensar que nadie lo sabe. Están equivocados porque Dios lo sabe. Él ve nuestras acciones secretas. Él sabe todo lo que hacemos en privado. Al igual que David, si hemos hecho cosas malas, debemos recurrir a Dios. La oración de David en el Salmo 51 nos ayudará a entender por qué debemos pedirle a Dios que nos perdone.

Versículos 22-23

El hombre malvado es tonto. Él piensa que es libre. Pero su mal proceder lo convertirá en un esclavo. Puede ocultar sus acciones a otras personas. Pero él no puede esconderse de Dios (Números 32:23). El mal proceder de este hombre lo destruirá. Este hombre debería invitar a Dios a su vida. Este hombre necesita pedirle a Dios que lo perdone. Dios salvará al hombre malvado, pero solo si el hombre confía en Dios.

Ir a Capítulo: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

Comparte La Palabra: